miércoles, 11 de marzo de 2009

Democracia en peligro


Ilustración: Peligran las bases democráticas en Bolivia

Lo que ocurrió el sábado en la localidad de Huatajata con los ataques a la familia y vivienda del ex vicepresidente de la República, Víctor Hugo Cárdenas, resulta inaudito por la premeditación y prepotencia de los comunarios implicados, por lo absurdo de sus argumentos, por la pasividad de las autoridades locales y nacionales y por las connotaciones políticas del hecho criminal.

Nadie está seguro en Bolivia, cada sector interpreta a su antojo la norma constitucional y lo único que prevalece es la dictadura del exceso irracional, alentado por autoridades del propio gobierno central, quienes muestran una alarmante ambigüedad a la hora de asumir alguna posición. Dicen que la Constitución vigente establece un “absoluto” reconocimiento de la propiedad privada, pero que el mismo texto también reconoce las normas y procedimientos comunitarios. ¿En qué quedamos?

Entre los argumentos de los campesinos movilizados se escucha traición, el hablar contra el Presidente Morales y el haber promovido el voto por el NO en el último referéndum constitucional. Otra lista de juicios que deberían preocuparnos por carecer de base seria en el estado de derecho que vivimos. Entonces qué tipo de democracia promueven la gente afín al partido de gobierno y qué pasará con todos los que disentimos con el partido oficialista.

La Conferencia Episcopal Boliviana y otras instituciones nacionales e internacionales han denunciado este caso y reclaman un esclarecimiento urgente. Hay coincidencia en señalar que peligran las bases democráticas de convivencia y que las autoridades del Ministerio Público debieran aplicar la ley con todas sus consecuencias.

Se esperan las acciones legales mínimas que devuelvan a cordura a este escenario desquiciado ante el cual se manifiestan preocupaciones, alarma, desconcierto, pero también indiferencia, intentos de justificación por razones aún más desconcertantes o finalmente complicidad. Mientras tanto nuestras leyes se muestran implacables para unos y escandalosamente discrecionales para otros.

Como afirma el comunicado de la CEB un grave antecedente de violación del estado de derecho, de las libertades fundamentales y garantías constitucionales ha ocurrido. En contraparte existen demasiadas dubitaciones, “peros” e intentos por justificar lo injustificable que no terminan de reparar ese grave daño.

No hay comentarios: